Ir al Sitio Oficial del Festival Internacional de Jazz de Punta del Este.

La Nación, 18 de enero de 2005 | Publicado en edición impresa
Terminó la fiesta del jazz
Gran cantidad de público en el cierre del festival de Lapataia
Acudieron más de mil personas al tambo de Francisco Yobino
Aplaudidas presentaciones de Paquito D´Rivera y del cuarteto del pianista Pablo Ziegler

 
  Terminó la fiesta del jazz
  Romero Lubambo, Sergio Brandao, Maúcha Adnet y Claudia Acuña
Foto: LA NACION / Alvaro Gorbato

PUNTA DEL ESTE.- Con un lleno como nunca visto con anterioridad, el cierre del Festival de Jazz de Lapataia tuvo además dos condimentos: buena música y otra noche en la que el cielo se vistió de gala. En efecto, más de mil personas acudieron al tambo de Francisco Yobino movidos por la criteriosa programación y por la fuerza que está teniendo el jazz en el Río de la Plata. Un público variopinto siguió con atención las tres propuestas que presentó el encuentro y que permitió observar las distintas novedades, casi regionales, de esta última jornada.

El final fue la clásica actuación del Tambo All Stars, con Paquito, Chico Freeman, Urcola, Da Fonseca, Romero Lubambo, Camargo Mariano, Brandao y el cuarteto del pianista Pablo Ziegler, que hicieron un clásico del hard bop "Blues walk", del trompetista Clifford Brown, aunque rítmicamente pujante y de una cadencia contagiosa.

Abrió la última tarde (aún había sol) la cantante carioca Maúcha, poco conocida en esta región, pero no por ello menos talentosa. Su set, basado en temas de Antonio Carlos Jobim, fue sencillamente delicioso. Acompañada por Dudaka Da Fonseca en batería, Darío Eskenazi en piano, Sergio Brandao en bajo y Romero Lubambo en guitarra, esta cantante dio una clase de bossa nova. Una voz cálida, con buenos bajos de tono suavemente aguardentoso resultó la revelación del festival. Carismática, esta vocalista que vive en Nueva York puso el alma en su canto y al público no le fue indiferente. Su repertorio conocido, pero emocionalmente fresco, tuvo sobrios arreglos que mostraron un lenguaje actualizado.

Por ejemplo, las excelentes versiones de "A felicidade"; luego, una exquisita versión de "Aguas de marzo", con Camargo Mariano, en el piano pusieron al auditorio en sintonía. "Corcovado", cantado en dúo con la chilena Claudia Acuña, fue otra muestra de sanísima integración musical y de dos voces interesantes que estamos descubriendo.

Luego subió la figura estelar de este festival: Paquito D´Rivera, con quien tocó un chorinho veloz y de una trama lírica risueña.

A poco, subió al escenario el trío del saxofonista Chico Freeman con Hernán Romero en guitarra y David Silliman en percusión. Esta propuesta tiene aristas novedosas, en especial por la combinación del flamenco con el aire de free jazz que le imprime el saxofonista. Quizá su set fue algo extenso, al punto que una buena parte del público decidió darlo por terminado y recorrer el camino desde el auditorio hasta al quincho para un sándwich y una bebida.

Luego, otro acierto. La inclusión del cuarteto del pianista Pablo Ziegler, con Walter Castro en bandoneón, Armando de la Vega en guitarra y el Mono Hurtado en contrabajo.

El grupo hizo básicamente temas del pianista que se lució como un compositor sensible, con arreglos arriesgados y una búsqueda de atmósferas reveladoras de un carácter expresivo. Abrió su actuación con "Desde otros tiempos", un tango que podría definirse como standard. El cuarteto entregó una excelente versión de "La muerte del ángel", de Piazzolla, en el que el contrapunto fue dinámico y dejó en evidencia el grado de integración del combo que, desde un clima camarístico, elaboró una propuesta tan fuerte como genuina. Se destacaron los solos de Castro y Ziegler.

De aquí en más hubo visitas en el escenario. Subió la cantante lírica Brenda Feliciano con quien hizo "Milonga en el viento", con música de Ziegler y letra de Eladia Blázquez, que perdió algo de la naturalidad debido el estilo impregnado de lirismo de la cantante; sin embargo, siempre resulta una experiencia fascinante combinar la música popular con el canto de tono operístico.

Más tarde, ya en el final, subió Paquito D´Rivera, que le puso calor al cuarteto. La versión de "Libertango" fue impecable, en tanto que "Introducción al ángel", también de Piazzolla, tuvo una rica calidez en los contrapuntos en el músico cubano mostró la cantidad de recursos, tanto estilísticos como técnicos, que posee, este increíble intérprete.

Para el final, "Once again milonga", de Ziegler, una pieza fuerte que aprovechó el grupo para desarrollar una atmósfera de mucha presencia retocada por solos de piano y saxofón.

Así terminó la octava edición de encuentro cuyo mayor mérito fue, quizás, el de unir de manera indisoluble al productor Yobino (como lo llama Paquito: "Un Quijote moderno"), con los músicos y un público que apoyó con su presencia las tres noches de este histórico encuentro que no será el último.

Por César Pradines
Para LA NACION

Ir al Sitio Oficial del Festival Internacional de Jazz de Punta del Este.